La resonancia magnética previa, puede reducir los riesgos en las operaciones de cáncer de próstata

Por: | Etiquetas: | Comentarios: 0 | enero 25th, 2012

Investigadores del David Geffen School of Medicine de la Universidad de California, en Estados Unidos, aseguran que la resonancia magnética preoperatoria puede ayudar a los cirujanos a preservar los nervios en las operaciones de cáncer de próstata y evitar posibles daños, según los resultados de un estudio que publica la revista ‘Radiology’.
Después del cáncer de piel, el cáncer de próstata es el cáncer más frecuente en hombres y la prostatectomía radical abierta o extirpación de la próstata es el tratamiento más común para la enfermedad, pese a que sin embargo no esta exento de riesgos importantes, como la incontinencia y la impotencia.

Además, en los últimos años, la prostatectomía radical laparooscópica asistida (PLR, en sus siglas en inglés) ha surgido como una nueva técnica que, con la ayuda de un robot quirúrgico, permite incisiones más pequeñas que las de la prostatectomía radical abierta, ofrece mejores resultados estéticos, menos pérdida de sangre y una convalecencia postoperatoria más breve.

Pero, en estos casos, dicha técnica también conlleva una menor percepción de las zonas neurovasculares y los vasos sanguíneos. De igual modo, mientras que un enfoque quirúrgico agresivo de forma innecesario podría dejar a los pacientes con problemas funcionales, un abordaje poco agresivo puede dejar restos de cáncer.

Ante este panorama, Margolis y su equipo el uso de la resonancia magnética como una forma de mejorar la evaluación preoperatoria del cáncer de próstata y ver cómo está dispuesto el entramado neurovascular.

Para ello, evaluaron prospectivamente a 104 pacientes con cáncer de próstata que se sometieron a esta prueba diagnóstica por vía endorrectal para luego analizar los resultados de la operación.

De este modo, la resonancia magnética cambió la decisión de utilizar una técnica de preservación de los nervios durante la prostatectomía con laparoscopia en 28 (27%) de los 104 pacientes.

En más de la mitad de los casos (61%), se decidió optar por una cirugía conservadora mientras que, en el 39 por ciento restante, se desestimó esta opción tras comprobar cómo estaba el entramado neurovascular.

Pese a estos resultados, el doctor Margolis ha advertido no obstante que el grupo de estudio representa una población de hombres con cáncer de grado bajo o medio y, por tanto, los hallazgos podrían no ser válidos para todos los pacientes.

You must be logged in to post a comment.

En Liderdoctor utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario y por motivos estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Acepto las cookies
x