El cerebro de los creyentes tiene más actividad en la zona frontal que el de los ateos, según un estudio

Por: | Etiquetas: | Comentarios: 0 | febrero 3rd, 2012

El cerebro de una persona creyente, que reza o practica algún tipo de meditación durante años presenta más actividad en los lóbulos frontales –región asociada con la atención y la recompensa– que el de quienes no han rezado nunca, según varios estudios del director de investigación del Myrna Brind Center of Integrative Medicine, de la Universidad Thomas Jefferson (Philadelphia, EEUU), Andrew Newberg.
Además, Newberg asegura a la revista American Science, que, según las investigaciones realizadas, el cerebro de una persona religiosa muestra unos niveles más altos de dopamina que los de un ateo. Debido a que la dopamina es la hormona asociada con un incremento de la atención y la motivación, el estudio revela que los creyentes presentan, en mayor medida que el resto, estos estados.

De hecho, Newberg recuerda un experimento en que se mostró en una pantalla palabras y caras a personas religiosas y no creyentes. El resultado fue que los creyentes eran más propensos a verlas donde los no creyentes no lo hacían. Sin embargo, cuando a los escépticos se les administró dopamina sintética, ya eran capaces de ver esas "figuras codificadas".

Por el momento, según explica el investigador, no han descubierto el modo de conectar estos resultados, por lo que, aunque es cierto que los cerebros de creyentes y no creyentes presentan diferencias, no se conoce aún lo que causa esta disparidad.

Newberg ha publicado diversos libros para estudiar la relación entre el cerebro y la actividad espiritual. Así, en su libro ‘Why we believe what we believe’ (Por qué creemos lo que creemos), escaneó el cerebro de personas mientras meditaban o rezaban y en ‘How God Changes Your Brain’ (Cómo Dios cambia nuestro cerebro’), asegura que creer en Dios es beneficioso para la salud mental, que rezar o meditar reduce el estrés, la ansiedad, la depresión, ralentiza el envejecimiento y ejercita la memoria.

Asimismo, ha publicado artículos de investigación sobre la materia como el titulado ‘Religious and Mystical States: A Neuropsychological Substrate’ escrito junto a Eugene D’Aquili, en el que analizan la actividad cerebral de monjes tibetanos mediante la tecnología ‘single photon emission computed tomography’ (SPECT) que permite ver las áreas más activas del cerebro, según el flujo sanguíneo que corre por ellas.

De esta forma, el estudio muestra que la parte frontal del cerebro –envuelta en los procesos de atención y concentración– de los budistas estaban más activas durante la meditación, mientras que en el lóbulo parietal –relacionado con la orientación en el espacio y el tiempo– se observaba un descenso de la actividad.

En su último libro ‘Principles of Neurotheology’ (Principios de la Neuroteología), Newberg intenta aproximarse de nuevo a la relación entre el cerebro y la experiencia religiosa.

You must be logged in to post a comment.

En Liderdoctor utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario y por motivos estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Acepto las cookies
x