Las bacterias del intestino pueden ayudar a controlar las inflamaciones alérgicas

Por: | Etiquetas: | Comentarios: 0 | marzo 27th, 2012

Las bacterias del intestino podrían jugar un papel crucial en el control de la inflamación alérgica, uno de sus efectos beneficiosos para el organismo. Así lo han descubierto científicos de la University of Pennsylvania, que han colaborado con ele Children’s Hospital of Philadelphia y con instituciones de Japón y Alemania.
Su estudio, publicado esta semana en ‘Nature Medicine’, sugiere que el enfoque terapéutico de la respuesta de las células inmunes a las bacterias del estómago podría ser beneficioso en el tratamiento de las alergias.
En el intestino de cada personas viven más de 100 trillones de células bacterianas individuales, 10 veces más células de las que componen el cuerpo en sí mismo. Los autores de este trabajo habían demostrado antes que la manipulación selectiva de las bacterias del estómago podría afectar al sistema inmune.

Según uno de los principales investigadores del trabajo, David Hill, de la Perelman School of Medicine en la University of Pennsylvania, "estudios realizados en pacientes sugieren que los cambios en las bacterias del estómago o la exposición a un amplio espectro de antibióticos puede predisponer a los pacientes a desarrollar enfermedades alérgicas sistémicas".

"Además, trabajos anteriores en modelos animales habían demostrado que las bacterias intestinales pueden influenciar a las células inmunes locales en el intestino. Sin embargo, el mecanismo celular y molecular por el que estas bacterias influenciaban la respuesta inmune del anfitrión, en particular las partes del sistema inmune del anfitrión que regulan la inflamación alérgica, no se entendían bien", apunta.

EL PAPEL DEL BASFILO Para investigar este campo, el equipo dirigido por David Artis, profesor adjunto de Microbiología, se centró en el papel del basofilo, un tipo de glóbulo blanco implicado en la inflamación alérgica y su relación entre las respuestas del basófilo y la enfermedad alérgica.

Los científicos administraron antibióticos orales de amplio espectro para reducir ciertos tipos de bacteria en ratones y examinar después la afectación que provocaba en los niveles de basófilos circulantes en sangre.

Utilizando un modelo animal de inflamación alérgica en el pulmón que comparte características con el asma humano, los autores descubrieron que el tratamiento con antibióticos generó una respuesta basófila significativamente elevada y un marcado aumento de la cantidad de inflamación alérgica de las vías respiratorias mediada por basófilos. Se observaron también niveles elevados de serum de IgE, un importante mediador en las alergias.

Después, los ratones tratados con antibióticos fueron expuestos a alérgenos del polvo del hogar (HDM), un alérgeno humano y un modelo de enfermedad alérgica de las vías respiratorias en humanos, demostraron una mayor respuesta basófila en la sangre y los nódulos linfáticos, así como una aumentada respuesta alérgica con una mayor inflamación en los pulmones.

LA proteína MyD88. Los ratones libres de gérmenes, criados en un ambiente estéril y por ello carentes de todo tipo de bacterias intestinales, mostraron también una respuesta similar a la observada en ratones tratados con antibióticos cuando fueron expuestos a HDM.
Estos descubrimientos indican que las señales emitidas por bacterias del estómago son responsables del mantenimiento del número normal de basófilos en el estado estacionario.

Descubrieron también que las concentraciones de serum de IgE y los números de basófilos circulantes eran limitados por MyD88, una proteína conocida por jugar un papel en el reconocimiento de los factores derivados de las bacterias.

Vieron también que señales derivadas de las bacterias del intestino actuaban vía IgE para controlar el número de basófilos circulantes limitando la proliferación de células precursoras de basófilos en la médula espinal.

Todos estos resultados indican la existencia de un nuevo e importante proceso por el cual las bacterias del estómago influenciarían y controlarían las respuestas basófilas y así la respuesta a los alérgenos en el ambiente.

You must be logged in to post a comment.

En Liderdoctor utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario y por motivos estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Acepto las cookies
x