Las radiofrecuencias se muestran eficaces para controlar la hipertensión resistente

Por: | Etiquetas: | Comentarios: 0 | enero 10th, 2013

La hipertensión resistente, aquella que a pesar de un adecuado tratamiento médico con más de tres fármacos no se consigue bajar a cifras adecuadas, comienza a controlarse con un nuevo sistema por medio de radiofrecuencias, dijo Manuel Macía, nefrólogo del Hospital Universitario de La Candelaria.En ese centro hospitalario se aplicó por primera en vez en Canarias esta técnica en octubre del pasado año, en una paciente hipertensa de muchos años de evolución y que había precisado varios ingresos desde hacía años, a pesar de que tomaba cinco medicamentos y seguía un estricto control dietético, indicó Manuel Macía.Tras la intervención, la paciente, de 57 años, ha pasado a tomar dos fármacos y tiene controlada la tensión por primera vez desde hace ocho años, explicó Manuel Maciá, quien reconoció que es muy difícil dejar por completo la medicación.

La técnica, conocida como denervación simpática renal, consiste en introducir un catéter por vía percutanea por la arterial femoral hasta las arterias renales y quemar mediante radiofrecuencia la inervación simpatica (sistema nervioso autónomo que condiciona en parte la presencia de hipertensión) que hay en los riñones.

Manuel Maciá aseguró que se trata de una técnica que en manos expertas no reviste dificultad, aunque no está exenta de riesgos, que además lleva poco tiempo y en la que el paciente sólo necesita un día de ingreso hospitalario para obtener buenos resultados.

Hipertensión en general se establece cuando las cifras de tensión tras reposo y en tres determinaciones aisladas sobrepasan los 140 de máxima y los 90 de mínima, y cuando no se pueden conseguir las cifras objetivo se recurre a la asistencia especializada en los servicios de nefrología, indicó Manuel Maciá.

También dijo que hay un grupo de hipertensos que son resistentes al tratamiento, en torno al millón de personas en España, que aunque toman al menos tres medicamentos y siguen un régimen dietético riguroso no consiguen bajar la tensión de 140 y 90.

La elección de los pacientes en los que se puede aplicar esta técnica no es sencilla porque hay que confirmar que la hipertensión no tiene un origen concreto, y que no hay daños en las arterias renales.

You must be logged in to post a comment.

En Liderdoctor utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario y por motivos estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Acepto las cookies
x