La dieta mediterránea con aceite de oliva virgen extra reduce el riesgo de desarrollar retinopatia diabética

Por: | Etiquetas: | Comentarios: 0 | septiembre 28th, 2015

Jordi Salas

Según un estudio publicado en la revista científica Diabetes Care, la dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra ejerce un efecto protector frente al desarrollo de la retinopatía diabética, una enfermedad ocular asociada a la diabetes causada por el deterioro de los vasos sanguíneos que irrigan la retina, la cual es considerada como la principal causa de ceguera en población diabética.

Así lo ha demostrado un ensayo clínico de gran envergadura coordinado por el Centro de Investigación Biomédica en Red‐Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), dependiente del Instituto de Salud Carlos III, dentro del estudio multicéntrico PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea). El estudio concluye que el grupo que llevaba una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra redujo al menos en un 44% el riesgo de desarrollar retinopatía diabética, en comparación con el grupo que seguía una dieta baja en grasa.

Hasta la fecha, ningún ensayo clínico había evaluado el papel de los patrones dietéticos sobre la incidencia de las complicaciones microvasculares derivadas de la diabetes, como la retinopatía diabética. Según el profesor Jordi Salas‐Salvadó, investigador del CIBERobn perteneciente a la Universidad Rovira y Virgili, se trata del primer trabajo científico que demuestra con un ensayo aleatorizado el valor preventivo de la dieta mediterránea contra la retinopatía diabética: “Esta es la primera investigación que ofrece resultados de alto nivel científico tras una media de seguimiento de seis años en una muestra de 3.614 pacientes con diabetes tipo 2”.

Los participantes, procedentes de toda España, fueron asignados de manera aleatoria a seguir una de tres intervenciones dietéticas: consejos para seguir una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra, consejos para seguir una mediterránea complementada con frutos secos y consejos para seguir una dieta pobre en grasas tanto de origen animal como vegetal (grupo de control). Los resultados evidenciaron un mejor comportamiento frente al desarrollo de la enfermedad en los dos grupos que seguían la dieta mediterránea con respecto al grupo control.

El aceite, alimento clave

En el primer caso, al suplementar la dieta mediterránea con aceite de oliva virgen extra, los resultados confirmaron que se obtiene una menor incidencia de la retinopatía diabética de hasta un 44% frente a los resultados obtenidos por aquellos pacientes que seguían la dieta pobre en grasas. Mientras, el grupo que combinaba la dieta mediterránea con frutos secos obtuvo también una reducción, pero menor.

Según los autores del estudio, la asignación de los participantes al patrón de dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra explica en gran parte la protección conseguida frente a la retinopatía diabética. “Todo ello a pesar de que el grupo control, o grupo con el que se estableció la comparativa, también siguió una dieta ya de por sí saludable, lo que apunta a que los resultados podrían haber sido todavía más significativos si se hubiera comparado con un patrón de dieta como el que se sigue en países occidentales no mediterráneos”, aclara el doctor Salas‐Salvadó. Además, el principal foco de intervención del ensayo PREDIMED era cambiar el patrón dietético de los individuos, sin restringir específicamente la energía ingerida o promover la actividad física, por lo que el beneficio obtenido puede atribuirse específicamente a la adhesión a la dieta mediterránea.

Dieta mediterránea y prevención

Estos resultados concuerdan con los obtenidos en otros informes previos publicados en el marco del ensayo PREDIMED, que mostraban que la dieta mediterránea tiene efectos protectores sobre factores tradicionales de riesgo cardiovascular, como la presión sanguínea, el perfil lipídico y el metabolismo de la glucosa, y sobre otros factores de riesgo emergentes que ahora se tienen en consideración como los marcadores de oxidación, inflamación y disfunción endotelial.

Tanto el aceite de oliva virgen extra como los frutos secos aportan una carga extra de nutrientes, incluidos ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, y otros componentes bioactivos (fibra, minerales, tocoferoles, fitoesteroles y componentes fenólicos) con fuertes efectos antiinflamatorios y antioxidantes que ya se habían asociado a reducciones del riesgo de retinopatía diabética. El patrón de dieta mediterránea propuesto incluía un consumo abundante de otros componentes dietéticos relacionados con efectos beneficiosos sobre la inflamación y el estrés oxidativo, y con la reducción de la resistencia a la insulina, los cuales son factores asociados a la diabetes y sus complicaciones microvasculares.

Los resultados del estudio suponen un gran impacto en la práctica clínica dirigida a la prevención de las complicaciones crónicas de la diabetes. En este sentido, la intervención dietética fundamentada en un patrón de dieta mediterránea puede resultar especialmente valiosa porque puede aplicarse desde los centros de atención primaria. De igual manera, la dieta mediterránea puede aportar otros beneficios ya demostrados, como la prevención de diabetes tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares.

La entrada La dieta mediterránea con aceite de oliva virgen extra reduce el riesgo de desarrollar retinopatia diabética aparece primero en Instituto Gerontológico.

You must be logged in to post a comment.

En Liderdoctor utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario y por motivos estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Acepto las cookies
x