Comer poco y tener buenos amigos, las claves de Grisolía para envejecer bien

Por: | Etiquetas: | Comentarios: 0 | diciembre 5th, 2016

1griso-kz1--620x349@abc

(Foto: ABC)

Hacer ejercicio, no comer demasiado, ser buena persona, tener buenos amigos y mantenerse socialmente abierto son, a juicio del científico Santiago Grisolía, algunas de las claves para envejecer en las mejores condiciones.

Grisolía, que en enero cumplirá 94 años, ha participado en la jornada “Envejecer exitoso”, organizada por la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados (FVEA) de la que es secretario vitalicio y donde ha intervenido con la ponencia “Qué bello es vivir”.

El profesor y científico valenciano, Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica en 1990, ha destacado que para alimentarse no necesita “grandes cosas” y suele comer un plato de lentejas o alubias y cenar un hervido o un trozo de pescado.

Asegura que duerme una media de nueve horas y hace ejercicio, aunque considera que también es muy importante para envejecer con éxito “tener buenos amigos y mantenerte socialmente abierto”.

Durante su intervención en la jornada ha destacado que actualmente ya se plantea que el límite vital del ser humano puede estar en torno a los 150 años.

Además, ha considerado que si se alargara la esperanza de vida “cabe pensar que se vivirá bien la mayor parte de esos años” y los problemas de salud graves se darían “en el último tramo de la existencia”.

El marqués de Grisolía ha señalado que las mujeres viven una media de diez años más que los hombres y respecto a la duración de la vida ha señalado que el caso de la persona más longeva que se conoce es una que vivió hasta los 126 años.

También ha subrayado la importancia de mantenerse “lo más activo posible” para luchar contra la osteoporosis, un problema que afecta especialmente a las mujeres, así como “restringir las calorías en la alimentación”.

El científico valenciano ha puesto ejemplos como el de Rita-Levi Montalcini, premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1986, que murió a los 103 años; y Olga Kotelko, que comenzó a hacer ejercicio a los 77 años, ganó más de 500 medallas lanzando jabalinas y murió a los 97.

También se ha referido a la enfermera californiana Marge Jetton, que murió a los 101 años y entre su rutina diaria tenía pedalear varios kilómetros diarios y levantar 2,2 kilos de peso; y a Kamada Nakazato, de 102 años, en constante contacto con su familia y amigos.

El jefe de la Unidad del Sueño del Hospital de la Ribera, Francisco Javier Puertas, quien también ha intervenido con la ponencia “La importancia del sueño en el anciano”, ha destacado que el sueño “se deteriora con la edad”.

“Es cierto que no se duerme igual cuando uno es mayor que cuando es más joven, pero hemos introducido en los hábitos de vida algunas circunstancias que alteran el sueño y generan un círculo vicioso, donde los hábitos y las costumbres de la gente mayor hace que se duerma peor y tenga una peor calidad de vida”, ha dicho.

Otro de los participantes ha sido Javier Menéndez, del Instituto Catalán de Oncología, para quien los conceptos de envejecimiento y cáncer son “dos caras de la misma moneda” porque “comparten las mismas bases moleculares”.

La entrada Comer poco y tener buenos amigos, las claves de Grisolía para envejecer bien aparece primero en Instituto Gerontológico.

You must be logged in to post a comment.

En Liderdoctor utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario y por motivos estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Acepto las cookies
x