El alcohol engorda ¿o es un mito?

Por: | Etiquetas: | Comentarios: 0 | enero 16th, 2017

enforcement-needed-to-prevent-sale-of-alcohol-to-young-people-anderson

Generalmente, tomamos bebidas alcohólicas por cultura y tradición, para sentirnos mejor o para compartir ciertos momentos con amigos o familiares. Pero, ¿hasta qué punto somos conscientes de lo que trae detrás de sí esa copa de vino o ese gin-tonic? Existen muchos mitos en torno al alcohol. Antes que nada, debemos aclarar que, por si quedaban dudas, ¡lo que engorde una bebida alcohólica no es proporcional a la resaca con la que te levantes al día siguiente!

Contando calorías

Si lo que te preocupa es engordar, debes tener en cuenta que cada gramo de alcohol puro proporciona 7 kcal. Por tanto, la cantidad de calorías que aporte una bebida alcohólica dependerá, sobre todo, de su graduación.

La graduación alcohólica indica el porcentaje de alcohol puro contenido en cada botella. Es decir, si una botella de un litro de vino tinto tiene 12˚, significa que por cada 100 gramos de bebida, 12 son de alcohol. Por tanto, en un litro hay 120gr de alcohol puro. Si te tomas una copa con 150ml de vino, estarás tomando 18 gr de alcohol, o lo que es lo mismo, 7 x 18 = 126 kcal que provienen únicamente del alcohol. ¿Podrías figurarte entonces lo que contiene un vaso de 100ml de whiskey de 40˚? 40 gramos de alcohol, es decir ¡280kcal!
Comer y beber, un colapso metabólico.

Entonces, ¿lo que engorde una bebida alcohólica solo depende de su graduación? La respuesta, evidentemente, es NO. Al beber, el sistema nervioso central se relaja y nos desinhibimos. Tenemos un peor control de nuestra ingesta, y no somos conscientes del todo de lo que comemos.

Cabe destacar que la metabolización del alcohol aún es objeto de estudio, pero se sabe que existe un pequeño porcentaje que se excreta con el sudor y la orina. Aun así, el alcohol que penetra en el organismo es considerado por éste como un tóxico, de forma que tiene preferencia frente a cualquier otra sustancia para ser metabolizada. Es decir, el hígado prioriza la metabolización del alcohol para descomponerlo y degradarlo lo antes posible. Esto significa que, cuando comemos y bebemos a la vez, las calorías del alcohol enseguida se convierten en grasa.

No solo alcohol

Las bebidas alcohólicas no solamente contienen alcohol puro y agua (eso nadie se lo bebería). Contienen otros componentes característicos de cada bebida, como azúcares, antioxidantes, y otras sustancias. Los azúcares proporcionan calorías extra. Y si encima caemos en la tendencia actual (muy típica de los botellones) de mezclar bebidas de alta graduación con refrescos altamente calóricos, hablamos de una bomba de energía. Por orden decreciente, estas son las calorías que contienen generalmente las bebidas alcohólicas por cada 100ml:

 

Vodka Anís Whisky Ron Ginebra Amaretto Vino Champán Cerveza Sidra
300 kcal 297 kcal 280 kcal 244 kcal 244 kcal 240 kcal 75 kcal 46 kcal 45 kcal 40 kcal

 

El problema llega cuando leemos una etiqueta de una botella y no dice nada acerca de las calorías que contiene. Y es que la ley alimentaria que regula el etiquetado de alcohol no obliga a indicar nada más que la graduación, ni siquiera deben figurar los ingredientes. Esto supone una desventaja para el consumidor, que no es consciente de lo que toma.

Moderación

Con todo esto no decimos que esté totalmente prohibido beber alcohol si quieres adelgazar. Es cierto que hay bebidas que desaconsejaríamos, pero también existen otras como el vino o la cerveza que han demostrado tener numerosos beneficios adicionales.

Si eres bebedor un consumo moderado de vino (1 vaso al día) mejora la salud cardiovascular, disminuyendo el colesterol LDL y mejorando la circulación sanguínea. Además, contiene ciertos componentes antioxidantes e incluso anticancerígenos. Por tanto, una copa diaria no va a aumentar excesivamente el aporte calórico.

Algo similar sucede con la cerveza, cuya graduación alcohólica no suele exceder de los 5 grados. Si bien es cierto que contiene más carbohidratos que van a causar el efecto que mencionamos anteriormente sobre la rápida metabolización del alcohol frente a los azúcares. Pero asimismo posee beneficios como que es muy diurética y también mejora la salud cardiovascular.

Ante todo, no hay que volverse loco ni obsesionarse con las calorías. Pero cuida tu alimentación. No hay bebida más sana que el agua.

La entrada El alcohol engorda ¿o es un mito? aparece primero en Instituto Gerontológico.

You must be logged in to post a comment.

En Liderdoctor utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario y por motivos estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Acepto las cookies
x