La alimentación en el adulto mayor

Por: | Etiquetas: | Comentarios: 0 | enero 9th, 2018

Ante el comienzo de un nuevo año hemos ponernos como meta alimentarnos más saludablemente. Sin embargo, este propósito toma mayor relevancia cuando nos aquejan condiciones de salud particulares o cuando se entra en edad madura, por aquello de la vulnerabilidad para desarrollar padecimientos de diabetes, hipertensión, entre otros.

Pero ojo, que una alimentación que toma en cuenta los valores nutritivos y el consumo de calorías vacías (alimentos con pocos nutrientes como las patatas fritas, las galletas dulces, las gaseosas y el alcohol), no significa “estar a dieta”, al contrario.

Los alimentos son el combustible del cuerpo y están encargados de proporcionar la energía que este necesita para un rendimiento óptimo. Ser consciente de lo que consumimos nos ayuda a ingerir los nutrientes que necesitamos para estar sanos y alcanzar el nivel de energía adecuado, tomando en cuenta que a medida que se envejece se puede demandar menos energía. Por esto el consumo de nutrientes esenciales varía por edad. Así que la cantidad de proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas, minerales y el agua que requiere un mayor es distinta al de un joven adulto.

Según el Departamento de Salud de los Estados Unidos, las personas mayores de 50 años requieren entre 1,600 y 2,800 calorías, aunque depende en gran medida del perfil de cada persona. Por ejemplo, una mujer que no es activa físicamente necesita cerca de 1,600 calorías; mientras una que es un poco activa requiere cerca de 1,800 calorías; y una que mantenga un estilo de vida activo necesitará cerca de 2,000 y 2,200 calorías.

De otro lado, un hombre que no es activo físicamente necesita cerca de 2,000 calorías; otro poco activo necesita entre de 2,200 y 2,400 calorías; y uno activo cerca de 2,400 y 2,800 calorías.

Algunos consejos de dicha agencia para encaminarse a una alimentación saludable son:

• Elegir una variedad de alimentos saludables

• Evitar la ingesta de calorías vacías

• Preferir alimentos con bajo nivel de colesterol y grasas, especialmente las grasas saturadas y trans

• Consumir verduras y frutas de muchos colores y tipos diferentes

• Asegurarse que por lo menos la mitad de los granos que come son granos integrales.

• Comer solamente pequeñas cantidades de grasas sólidas, aceites y alimentos con un alto contenido de azúcar.

• Limitar las grasas saturadas (aquellas que se encuentran principalmente en alimentos que provienen de los animales) o las grasas trans (halladas en productos alimenticios tales como algunas margarinas y mantecas, y en galletas dulces y saladas).

Siempre debe consultar con su médico o profesional titulado en nutrición para elaborar un plan alimenticio que se ajuste a sus necesidades y condiciones de salud, como las nutricionistas de Nutrigen Service.

La entrada La alimentación en el adulto mayor aparece primero en Instituto Gerontológico.

You must be logged in to post a comment.

En Liderdoctor utilizamos cookies de terceros para mejorar su experiencia de usuario y por motivos estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Acepto las cookies
x